Fast fashion

Primera derrota al fast fashion

Forever 21, una de las conocidas marcas de moda fast fashion se declara en bancarrota. Mientras, otras multinacionales del sector no dejan de acumular cifras negativas.

Forever 21 nació en Los Ángeles en el año 1984. Desde entonces no ha dejado de crecer, hasta ahora.

Creada por una pareja que buscaba cumplir el sueño americano, su mayor atractivo eran los bajos precios de sus productos, los cuales conseguían gracias a la importación de la mercancía desde Asia.

En la actualidad más del 60% de sus prendas estaban confeccionadas en China.

Razones por las que Forever 21 ha quebrado:

  1. El auge de las compras en línea. Su presencia online era mínima y sus ventas a través de este medio solo alcanzaban el 16% con respecto a las totales. Siendo el comercio en línea uno de los principales canales de venta de la actualidad, Forever 21 no supo actualizarse en este ámbito.
  2. Creación de tiendas. La creación de nuevas tiendas fue desmesurada, tanto en tamaño (construyeron tiendas tan grandes que no tenían productos suficientes para llenarlas) como en velocidad (crearon demasiadas tiendas en muy poco tiempo, y en localizaciones muy poco afortunadas).
  3. Tamaño de las tiendas. Como mencioné en el punto anterior, el tamaño de las tiendas era desmesurado, por lo que tuvieron que ampliar el stock de productos con otros que nada tenían que ver con lo que vendían (ropa y accesorios de moda).
  4. Rivalidad del fast fashion. Durante la crisis económica este tipo de negocios estuvo en auge, por lo que la competencia aumentó.
  5. Los productos eran de mala calidad. Por todos es sabido que los productos de este tipo de negocios tienen muy baja calidad. Gracias al bajo coste de la materia prima, entre otras cosas, estos productos pueden tener el precio que tienen.
  6. El rechazo al fast fashion. Esta parece ser una de las causas con mayor peso. Cada día existe una mayor concienciación sobre el cambio climático y las consecuencias del fast fashion, por lo que las generaciones más jóvenes dicen no a este tipo de productos, apostando por otros con valores éticos y que respetan el medio ambiente.

Forever 21 no dejará de trabajar. Cerrará sus tiendas en Asia, Europa y Canadá, pero seguirá presente en toda América.

Esta no ha sido la única cadena que ha tenido perdidas durante los últimos tiempos: las firmas como Topshop, HyM y Mango no dejan de acumular cifras negativas. Al mismo tiempo, el gigante Inditex siguió creciendo, pero mucho menos de lo esperado.

La sociedad está cada vez más sensibilizada con el medio ambiente y el cuidado de la Tierra. Toda la información que tenemos a nuestro alcance sobre concienciación ambiental está haciendo que industrias como la del fast fashion estén en decadencia.

Para que podamos conocer cada día más sobre este fenómeno que afecta tanto a nuestro planeta (la industria textil es la segunda más contaminante después de la del petróleo) dejo reseñados más abajo algunos artículos que me parecen interesantes con respecto al mismo:

La industria textil ¿es realmente la segunda más contaminante del planeta?

Por qué renunciar al Fast Fashion es una de las mejores cosas que he hecho

La verdad sobre por qué no puedes vestir sostenible aunque sepas el daño que hace el fast fashion

Kate Fletcher: La pionera del slow fashion

3 Motivos por los que la Moda Sostenible se está convirtiendo en una Realidad

Secretos Sucios, ¿qué es Fast Fashion? (video)

Slow fashion

Fast fashion