Fast fashion

El ciclo vital de nuestra ropa

La industria de la moda representa el 2% del PIB mundial. A pesar de ello, esto tiene un alto costo ambiental.

El plástico en los océanos ha aumentado un 100% en los últimos 40 años. Es conocido que más del 30% de estos vertidos provienen de la industria de la moda, más concretamente de la materia prima utilizada para la producción de moda, es decir, fibras como: poliéster, gamuza artificial, nylon y rayón. Estos vertidos no provienen únicamente del tratamiento de estas fibras, sino que en cada lavado estos materiales desprenden partículas de tamaño microscópico que terminan en el agua, puesto que al ser tan pequeñas no pueden ser retenidas por las depuradoras de agua. Esto no redunda únicamente en un problema ambiental, sino también en un problema sanitario, puesto que el pescado que consumimos se alimenta con este plástico presente en los océanos.

Por otro lado, para tratar fibras naturales como el algodón es necesaria una gran cantidad de agua (para 1kg de algodón son necesarios más de 10.000 litros de agua).

Otra cifra alarmante: sólo en España, cada año, se vierten unas 900.000 toneladas de residuos textiles.

Una de las opciones para dar la vuelta a esta cantidad de desperdicios sería la reutilización de las fibras de las prendas ya usadas. Encontramos ejemplo de esto en campañas como por ejemplo esta de El Corte Inglés.

Para poder realizar este reciclaje existen dos tipos de procesos:

  • Proceso de reciclaje mecánico. Puedes ver aquí en qué consiste.
  • Proceso químico. Se trata de un proceso más complejo puesto que en la mayoría de las ocasiones en una sola prenda existen diferentes fibras que necesitan distintos procesos para su extracción.

Por otra parte nos encontramos con iniciativas como la de Mud Jeans que no solo ofrece vaqueros sostenibles, sino que cambia el modelo de consumo.

Pero, ¿Qué tipo de residuos nos encontramos?

Residuo post-industrial: materia prima que sobra después del corte sobre el patrón de la prenda.

Residuo pre-consumo: prendas que no llegan nunca al mercado. Estas, en su mayoría, se incineran.

Residuo post-consumo: prendas de ropa que son tiradas después de su uso.

Slow Fashion Next

¿Y cuánto tardan estos residuos en descomponerse?

Ciclo que sigue la producción de una prenda.

Dependiendo del tipo de fibras por las que esté compuesta, puede tardar 1 mes y 500 años. Por ejemplo, una prenda de algodón tardará entre 1 y 5 meses, mientras que una de lana puede tardar incluso 1 año. Las fibras sintéticas, como por ejemplo el poliéster pueden tardar entre 500 y 1000 años.

Aquí podemos encontrar una lista más detallada del tiempo que tardan ciertas prendas de ropa en degradarse o descomponerse:

Camiseta de viscosa: 1 a 6 semanas

Par de calcetines: 1 semana a 5 meses

Blusa o camisa de lino: 2 semanas

Suéter: 9 meses

Chaqueta denim: 10 a 12 meses

Top de seda: 1 a 3 años

Suéter de lana: 1 a 5 años

Medias de nylon: 30 a 40 años

Bolso de piel: 50 años

Lycras y top deportivos: 20 a 200 años

Vestido de poliéster: más de 200 años

Camisa de lino: 2 semanas

Wear it slow

Para cambiar este consumo y ser más responsable con tus compras, en este post de aquí tienes diferentes acciones que puedes llevar a cabo para comprar moda de manera más consciente.

Aquí puedes encontrar más cifras y datos sobre el mundo del fast fashion y sus consecuencias, junto con opciones para que tu compra sea más sostenible.

Aquí podrás encontrar todas aquellas opciones que tiene la industria de la moda para poder producir de una manera más sostenible.

Aquí más datos sobre la industria.

Otras referencias utilizadas para este artículo: ¿Moda sostenible? Ropa retornable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *